El cumplimiento de la legalidad no es sólo un requisito externo y una obligación por tanto de la organización y su personal. La ley aporta seguridad en sus actuaciones y reduce los riesgos en los negocios.